ALBA DE TORMES

En Alba de Tormes realizó Santa Teresa de Jesús en 1571 su octava Fundación del Carmelo Descalzo. La Villa Ducal no era desconocida para Teresa. Su hermana pequeña Juana de Ahumada vivía en este municipio salmantino desde 1553. Además, es sabida la amistad de la Santa con la Duquesa Doña María Enríquez y Álvarez de Toledo, esposa el Gran Duque de Alba. Tres son, por lo tanto, los motivos de unión de Santa Teresa de Jesús con Alba de Tormes: familia, amistad y fundación.
La Fundación de Alba de Tormes, que la Madre Teresa narra en el capítulo 20 del Libro de las Fundaciones, se debe al contador del duque de Alba, Francisco Velázquez, y su mujer Teresa de Láiz.

Muerte de Santa Teresa en Alba de Tormes

A comienzos del otoño de 1582, estando en Medina del Campo de camino a su convento de San José de Ávila, tuvo que variar el camino para acompañar a duquesa de Alba que esperaba que su nuera diese a luz. 

Nos cuenta Ana de San Bartolomé, su enfermera y compañera de caminos en los últimos años, que la Santa cuando en la madrugada del 19 de septiembre salió del convento de Medina del Campo, “iba mala del mal de la muerte”. 

Al atardecer del 20 de septiembre llega a Alba de Tormes, y como ella dice “no tenía hueso sano”. El 4 de octubre a las nueve de la noche moría en el monasterio de la Anunciación de Nuestra Señora del Carmen, en Alba de Tormes a los 67 años de edad la Madre Teresa de Jesús.